La depresión post-parto en la familia

depresión post-parto en la familia

Ya hemos hablado en otros artículos en qué consiste la depresión post-parto. En esta ocasión nos vamos a centrar en cómo afecta la depresión post-parto en la familia y el entorno de la madre.

La depresión post-parto puede confundirse con la melancolía del bebé al principio, pero los signos y síntomas son más intensos y duran más tiempo y, eventualmente, pueden interferir en la capacidad para cuidar al bebé y realizar otras tareas diarias.

Los síntomas generalmente se desarrollan dentro de las primeras semanas después del parto, pero pueden comenzar antes, durante el embarazo, o más tarde (hasta un año después del nacimiento).

Los signos y síntomas de la depresión post-parto pueden incluir los siguientes:

  • Estado de ánimo deprimido o cambios de humor graves
  • Llanto excesivo
  • Dificultad para relacionarse con el bebé
  • Aislarse de familiares y amigos
  • Pérdida del apetito o comer mucho más de lo habitual
  • Incapacidad para dormir (insomnio) o dormir demasiado
  • Fatiga abrumadora o pérdida de energía
  • Interés y placer reducidos en las actividades que solías disfrutar
  • Irritabilidad y enojo intensos

Para nuestro entorno familiar, nuestra pareja y / o hijos es muy doloroso ver que un ser querido se encuentra en una situación dolorosa que además no es capaz de comprender. A esta circunstacia se le suma la impotencia de no saber cómo poder ayudar y la culpabilidad por no estar haciendo lo correcto. Este sentimiento es omnipresente en todas las personas de nuestros entorno. Quieren ayudarnos pero ya no saben qué hacer con nosotros.

Que la depresión post-parto tiene un efecto adverso en la familia y sobre las relaciones de las madres con sus hij_s es algo sabido.  También se sabe que esto tiene un impacto posterior en el desarrollo infantil desde la primera infancia hasta la adolescencia e influye en el desarrollo emocional, cognitivo y físico de l_s niñ_s. Por esta entre otras razones, es prioritario ayudar a las madres, padres o familias que sufren depresión post-parto.

Efectos de la depresión post-parto

Estudios demuestra que las mujeres que tuvieron depresión post-parto tenían una relación de peor calidad con su descendencia, incluidos los niños que ahora son adultos. Estos estudios también demostraron que cuanto peor había sido la depresión post-parto, peor era la calidad de la relación posterior (por ejemplo la de una abuela con su nieto). 

Por otra parte, las madres que experimentaron síntomas depresivos en otros momentos tuvieron relaciones peores con todos sus hijos. Se encontró que la depresión post-parto era determinantemente perjudicial para la relación de las madres con el hij_ cuyo nacimiento propició el estado depresivo. Esto sugiere que los factores que afectan las relaciones madre-hijo en la primera infancia pueden tener consecuencias de por vida en la relación que se forma a lo largo del tiempo. Motivo más que suficiente para que, si te encuentras en una situación así, hables conmigo pulsando aquí

Otro descubrimiento de la investigación producto de estos estudios fue que las mujeres que sufren depresión post-parto con un niño, y posteriormente se convierten en abuelas a través de ese niño, forman una relación emocionalmente menos estrecha con ese nieto. Esto continúa el ciclo negativo asociado con la depresión post-parto ya que la importancia de las abuelas para ayudar con la crianza de los nietos está bien documentada.

depresión post-parto en la familia

Complicaciones de la depresión post-parto en nuestro entorno

Si no se trata, la depresión post-parto puede interferir en la familia: interferir el vínculo entre madre e hijo y causar problemas familiares.

  • Para las madres: La depresión post-parto no tratada puede durar meses o más, y en ocasiones convertirse en un trastorno depresivo crónico. Incluso cuando se la trata, la depresión post-parto aumenta el riesgo de futuros episodios de depresión mayor.
  • Para los padres: La depresión post-parto puede tener un efecto dominó, y causar tensión emocional en todas las personas cercanas a un nuevo bebé. Cuando una nueva madre está deprimida, el riesgo de depresión en el padre del bebé también puede aumentar. Y los nuevos papás ya tienen un mayor riesgo de depresión, ya sea que su pareja se vea afectada o no.
  • Para los niños: Los hijos de madres que tienen depresión postparto no tratada tienen más probabilidades de tener problemas emocionales y de comportamiento, como dificultades para dormir y comer, llanto excesivo y retrasos en el desarrollo del lenguaje.

Contacta con Mapa Perinatal

Si sientes que tú (o tu pareja) no puedes disfrutar del embarazo, tu maternidad o paternidad, tu bebé o de las cosas que habitualmente te hacían disfrutar, que algo no encaja como debería haberlo hecho, no lo ignores y comienza a recuperar las riendas de tu vida. Una depresión postparto no tratada de forma adecuada tiene consecuencias a largo plazo tanto para ti como para tu familia.

En MaPa Perinatal te acompañaré a tu ritmo y de forma personalizada para que puedas recuperar todo tu potencial, tu bienestar emocional y el de tu familia.

No pierdas más tiempo y contacta conmigo aquí.

Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales ¡gracias!

Deja un comentario

Descarga gratis

Busca en el blog

Estamos en contacto en: